El aprendiz de maratoniano

Historias sencillas de carreras

lunes, 14 de abril de 2014

Londres, la madre de todas las maratones


El largo camino hasta Londres.
Feria del corredor
Feria del corredor
Conseguir un dorsal para una Major no es una tarea sencilla, salvo que se compre a través de una agencia de viajes (con el consiguiente aumento del coste de la aventura). La mayoría de ellas tienen el sistema de "run for charities", pero que implica movilizar mucha gente y dinero, lo cual no siempre es posible. En otras, el sistema es 'first arrive, first service', lo que implica estar pendiente de cuando se abren las inscripciones y tratar de entrar en el sistema muy al principio, porque normalmente se agotan en unas horas. A veces la avalancha es tal que el sistema peta (como ocurrió el año que corrí en Chicago) y se resuelve con un sorteo de entre los que se quedaron en el limbo informático. Casi todas ellas tienen también un cupo reservado para un sorteo (complicado porque la relación supera 10 a 1) y, por último, algunas tienen la posibilidad de poder correrlas "por marca". Es decir que si acreditas una determinada marca en otra maratón homologada en el último año (marcas adaptadas a varias franjas de edad) consigues un dorsal, "te cualificas" para tener un dorsal.
Antes de arrancar
De todas las Major, Londres es la peor. Conseguir un dorsal por sorteo es una auténtica lotería (nunca mejor dicho). Yo lo intenté por lo menos cinco años. Me niego a pagar una agencia y no tengo tiempo para recaudar los fondos suficientes para correr por una ONG. Solo me quedaba la opción de la "cualificación".  Durante años, la tabla de tiempos para optar a un dorsal en Londres era la más dura de todas las Majors (ahora NY es algo más dura), y para mí el tiempo que se me exigía era prácticamente imposible de obtener. Por eso, cuando el año pasado, en la Maratón de Madrid conseguí el tiempo pedido, solo podía pensar en el ansiado dorsal de la Maratón de Londres. Lo había conseguido.
Pero los británicos son muy suyos, por eso son hijos de la Gran Bretaña. Cuando fui a la web de la maratón para pedir que me reconocieran el tiempo, descubrí con estupor que solo "los residentes en el Reino Unido" se podían cualificar por tiempos. ¿Puede haber una medida más proteccionista y patriotera?. Pasada la decepción inicial, decidí que ahí no iba a acabar mi camino a Londres. Y tengo la suerte de tener a Ana Gallego, una antigua estudiante mía, viviendo en Londres, que me invitó a trasladarme "de forma virtual" a su casa. ¡Gracias a Ana iba a poder correr la Maratón de Londres!.
Envié a la organización mi nueva dirección en Londres, mi certificado del tiempo de cualificación de la Maratón de Madrid y copia de mi pasaporte donde figura mi edad. En unos días recibí un correo electrónico diciéndome que no era "elegible" hasta que no demostrara que realmente vivía en Londres (¿les exigen esto también a los portadores de un pasaporte británico?, si no fuera por la ilusión de correr la Maratón dan ganas de boicotear esta organización). Me dijeron que tenía que enviar una factura o una domiciliación a mi nombre en mi dirección de Londres. Y otra vez Ana acudió en mi ayuda. Me contrató un teléfono móvil, con cuya factura conseguí "mi prueba de domicilio". Una vez enviado esto a la organización, recibí un correo y un código para poder inscribirme. ¡Estaba IN!. Esto ocurría 9 meses antes de la fecha de la maratón.
A todo esto, para complicar aún más las cosas, toda la comunicación a partir de entonces se limitaba al correo postal, incluyendo el envío del "certificado original de inscripción" que habría de presentar en la feria del corredor. Seis semanas antes de la maratón, aun no había llegado. Se me ocurrió escribirles para preguntar lo que podía ocurrir, y me contestaron que "como no sabían nada de mí desde Julio, estaba fuera de la carrera". No daba crédito. Caí súbitamente en un estado de depresión profunda hasta que puede reaccionar. Recopilé todos los correos antiguos, el recibo de haber pagado la inscripción y volví a escribirles "wondering" que pudieran estar equivocados. Y unos veinte minutos después, efectivamente, me contestaron disculpándose, que era un error, que habían buscado por apellido "Jose Manuel" y que no aparecía. ¡Uffffff, hijos de la Gran Bretaña!.
En el metro
Unos días después apareció en mi casa londinense el dichoso certificado. Y una semana después, tomándome una cerveza en la Plaza de Santa Ana,  con Ana y su novio Rob que estaban de visita en Madrid, por fin tuve en mis manos el certificado. Ahora si que sí. La verdad es que hasta ese momento no las tuve todas conmigo.
Cuando me presenté en la feria del corredor con mi certificado. el agente que me atendía me pregunta (no se con qué intención): "¿Acaba usted de llegar de España?". Y yo, que iba preparado, le contesté: "No, yo vivo en Londres".
Las cagaleras de la muerte.
Es como define mi amigo Javi Sanz a todos los problemas y dolores que suelen aparecer, especialmente, la semana anterior a una maratón. La mayoría, fruto de la mente, pero en muchas ocasiones fruto del final de una larga preparación física muy costosa. Que si un dolorcito aquí, una sobrecarga allá,...
El entorno de la salida
Cuando empecé todo el papeleo para correr en Londres, decidí empezar una migración personal hacia el minimalismo (para aquellos no corredores, el minimalismo es una forma de correr que trata de reproducir la manera de correr descalzo). Ello requería de varios meses de adaptación, por lo que decidí que si corría Londres iba a ser mi estreno minimalista en Maratón. Dos meses antes de la maratón, ya hice una tirada de 26 km al estilo minimalista y sin problemas. Y me compré unas zapatillas minimalistas, ya sí. Hice otra tirada larga con las nuevas zapatillas (esta vez de 32 km) y también sin problemas. Estaba preparado para Londres "minimalista". Pero justo tres semanas antes de la maratón, en una salida por una zona pedregosa, pisé hasta cuatro veces sobre pedruscos angulosos que me inflamaron una de las plantas del pié. Vamos, que me salió una especie de canica dolorosa justo en mitad del metatarso. ¡A tres semanas!. Poco a poco, me fue bajando la inflamación y a diez días del día D, ya casi no me molestaba. Bueno, todo volvía a la normalidad. Pero algo más tenía que pasar.
El sabado de la semana anterior, aprovechando que iba a "descansar", ayudé en una mudanza de muebles. A quien se le ocurre. Escalera arriba, escalera abajo, carga esto, carga aquello,... Toda la mañana de trajín. Al día siguiente, sobrecarga de caballo en cuadriceps y vasto interno (especialmente en la pierna que tengo operada). Saltan todas las alarmas. Casi no puedo andar. Salgo a rodar un par de días, con tranquilidad, y aquello no bajaba. Parada total y árnica a toneladas. Día a día, afortunadamente, fue bajando el dolor y el viernes, día que viajaba a Londres, prácticamente había desaparecido.

La organización de la maratón.
Podríamos que decir que perfecta. Cuando ocurren desastres en MAPOMA (como el del año pasado con el guardarropa, o las medallas en meta) y argumentan lo difícil que es mover a "tanta" gente, podrían pasarse por Londres para aprender algunas cosas. La feria del corredor, inmensa y con todo tipo de stands, como es de esperar en un evento así. La señalización para recoger dorsal, chip, bolsa del corredor, perfecta. Por si acaso, muchos voluntarios ayudando.  Lo mismo en la organización en salida y meta. En la salida, se distribuye a la gente en tres áreas distintas (por colores, el mío es el verde) y en las tres se sale por corrales (de acuerdo con el tiempo acreditado). Sin aglomeraciones, todo sobredimensionado (menos los urinarios, por poner una pega). Zona de espera y calentamiento, justo al lado de los cajones. Yo entré 15 minutos antes de la salida. En meta, en menos de 15 minutos ya tenía mi ropa. Excepcional.
Lo "menos positivo" es que la camiseta de "finisher" es un poco cutre (de algodón). Y que en meta el avituallamiento es un poco escaso (agua, isotónicas y una manzana).  
Un aspecto que distingue la maratón de Londres y que creo es muy significativo, es que hay miles de personas que corren en beneficio de ONG's. Eso redunda también en la animación de la carrera, ya que a lo largo del recorrido voluntarios de cada ONG animan sin descanso a aquellos que corren de forma solidaria. Cada vez que un corredor solidario pasa delante de los voluntarios de su ONG, el griterío es ensordecedor. Y eso ocurre a cada metro.
El día de la maratón.
Para llegar a la zona de salida tenía que coger el metro (con un transbordo) y un tren de cercanías, y recomendaban estar allí 90 minutos antes. Echando el tiempo atrás, tenía que salir del hotel sobre las 7.15 (para una salida de la maratón a las 10). Amanece un día espectacular (para Londres): sol, no mucho calor y sin viento. Todo perfecto para correr. La organización tenía voluntarios en la estación de cercanías para ayudar que nadie se perdiese y que la marea humana que corría esta maratón (más de 42000 personas) llegara a tiempo al punto de salida.
Hasta ese momento no había percibido "ambiente de maratón" en la ciudad. Siempre que viajo a una maratón internacional, ya desde el avión vas identificando posibles corredores. Esta vez, hasta la misma mañana de la maratón se podría decir que no existe en la vida de la ciudad. Lo cual me hacía pensar que a lo mejor no habría mucha gente animando. ¡Qué equivocado estaba!. Ya en el metro, desde muy temprano, riadas de corredores. El tren de cercanías abarrotado. Llegué a Maze Hill, parada próxima a la salida, a las 8.30 (justo 90 minutos antes). Desde allí, hasta la zona de corrales, un buen paseo por un barrio residencial-campestre de unos 20 minutos, todo muy bien señalizado y con voluntarios en los posibles puntos críticos.
En la zona de salida, una gran explanada verde para poder relajarte, zona de hidratación (con agua e isotónicos), el ropero muy bien organizado, y mucho ambiente. Entre otras cosas porque en nuestra salida (la "salida verde") estaban todos aquellos corredores disfrazados que querían formar parte del Libro Guinnes de Records ("el primer corredor en acabar una maratón vestido de...") y realmente había mucho color y disfraces totalmente profesionales. De cabina de teléfono, de rinoceronte, de jockey, de hombre de negocios, varias novias (hombres y mujeres), en fín, la imaginación al poder. Había hasta un cruzado con cota de malla. Además de los disfrazados, había por allí "celébrities" que iban a correr la maratón. Yo no conocía ninguna. La gente de élite partía en la "corriente roja" y las celébrities por la "corriente verde". Justo al lado de salida un set de la BBC narrando todo en directo, incluyendo entrevistas.
Yo estaba en el primer corral, pero no tuve necesidad de entrar hasta casi al final. En la zona de espera daba mejor el sol, había más ambiente y se podía corretear. Todo estaba perfecto: la temperatura, el ambiente,... y me encontraba bien. Decido salir con la camiseta de tiras y una de algodón de manga larga para protegerme del fresco que hacía.
A falta de 15 minutos me meto en el corral, a escasos cinco metros de la salida. Nunca he salido tan cerca en una maratón grande. De hecho después tardé 14 segundos en rebasar la salida. Y se repite lo de todas las grandes citas. Caras nerviosas, saltitos, animos,... Y empieza el show de las celebrities. Se monta un set de fotógrafos (¡más de 20!) y los famosos y pseudofamosos empiezan a pasar por una alfombra roja, con posado incluido. Al principio, los supuestamente más conocidos, de uno en uno, y luego en tropel. Los sitúan justo detrás de la línea de salida, delante del primer corral (en el que yo estaba).
Luego, a través de una gran pantalla vimos la presentación de las auténticas estrellas, los corredores de élite, que salían en la "corriente roja". Allí estaba todo el firmamento maratoniano del momento: Emmanuel y Geoffrey Mutai, Kebede, Kipsang, Biwoff, Mekonnen, Mo Farah,... Entre todos ellos todos los posibles records, campeonatos mundiales, olimpiadas,... Una autentica selección de lujo. Estaba también Haile Gebregelesse que iba a hacer de liebre.
Después la cuenta atrás: 10, 9, 8, 7.... ¡salida!
La carrera.
Lo primero que ocurre es que las celébrities, por supuesto corredores paquete, forman un tapón enorme. Los primeros cien metros los pasas sorteando-empujando pseudofamosos para poder avanzar. Y una vez superado este primer obstáculo, la carrera enfila hacia abajo. El entorno bonito, la temperatura adecuada y cuesta abajo. Todo incitaba a correr. Y corrí. Corrí quizás demasiado. Empecé a un ritmo demasiado rápido que al final pagué, pero en aquel momento parecía que iba a ser posible. Los primeros kms., por el barrio de Charlton, me recordaron la salida del maratón de Boston saliendo de Hopkinton. Desde el principio gente animando. Mucha gente. En seguida, por New Charlton aquello se parecía al paso por Brooklyn, en la maratón de NY, con miles de personas a ambos lados. La maratón va pasando por distintos barrios, todos residenciales y siempre abarrotados de gente. De alguna manera se va en paralelo a los meandros del río. En el km. 20 se pasa por uno de los puntos espectaculares de la carrera, por encima del puente de Londres. Después se gira a la derecha, en dirección a los Docks. Durante varios kilómetros se pasa una zona donde por la otra acera viene la cabeza de la carrera y donde tuvimos la suerte de cruzarnos con toda la élite compitiendo es su kilómetro 35. Cuando nos cruzamos con Mo Farah (de nacionalidad británica) el estruendo se hizo ensordecedor. En muchos lugares de la carrera los decibelios no tenían nada que envidiar al "screaming tunnel" de la maratón de Boston.
Cuando se llega a los Docks, con su puentes, la maratón recuerda a la maratón de Chicago. Se vuelve por el mismo camino para enfilar, paralelo a río, a la zona más monumental de Londres. Se vuelve a pasar cerca de la Torre de Londres y llega la hora de la verdad, donde hay que sufrir. Con el río a la izquierda se afrontan los últimos kilómetros. A la altura de Embankment se pasa por un tunel de casi un kilómetro, lleno de globos iluminados, cada uno de ellos, con un mensaje de ánimo: "No lo dejes", "Ya casi has llegado", "Animo", "El dolor es pasajero", "Lo has conseguido". Pese a ser un tunel, es precioso y realmente te motiva. Y al salir, ya se ve al fondo el Big Ben. Se deja el Big Ben a la izquierda para girar hacia Buckingham Palace y, por fín, la meta. Miles y miles de personas te acompañan con sus gritos. Es realmente emocionante. Parecido a la llegada con la puerta de Brandemburgo en Berlín, pero con más gente y en un entorno, si cabe, más majestuoso. Ha merecido la pena llegar hasta aquí.
MI carrera.
Mi salida fue fulgurante, cuesta abajo y con ganas de correr. Marqué unos primero parciales que me llevarían a mejorar mi mejor tiempo. Primer error de principiante. Pero las cosas se empezaron a torcer. Pronto sentí en mis pies sendas ampollas que me hacían dolorosa cada pisada. Antes de la media maratón un dolor en la ingle, herencia de una muy antigua lesión, apareció de repente. Y a partir de la media maratón, donde la pendiente no era tan beneficiosa, empecé a bajar el ritmo. Los primeros 10k a 4,30; al final de la media maratón, a 4,40. Al final de los 25k ya iba a 4,50. Para tratar de recuperar fuerzas eché mano de uno de mis geles, que a la postre resultó estar caducado (segundo error de principiante), lo que a los pocos minutos me obligó a vomitar. Y de ahí hasta el final ya no fue lo mismo. Mi ritmo a los 30k era de 5, a los 35k de 5,18 y casi en meta de 5,45. Mi sensación era que me iba arrastrando. Gracias a los miles de personas que nos jaleaban pude llegar con cierta dignidad. Al cruzar la meta, como siempre, una inmensa alegría y lagrimas de emoción. Lo había vuelto a conseguir. Mi quinta Major. Irrepetible por muchos motivos. Después de recibir mi medalla y una bolsa con avituallamiento, al beber un trago de isotónica, volví a sentir nauseas y ya no quedó nada dentro de mí.
Despacio me fui recuperando y disfruté del momento. Terminé mi primera maratón con "pisada minimalista", la número 22, la quinta Major. Costó llegar hasta allí, pero mereció la pena.
Epílogo

Con la maratón de Londres culmino las "5 Marathon Majors" históricas. Ahora las Majors son seis, desde que el año pasado la Federación Internacional de Atletismo incluyó Tokio entre las Majors. Pero las históricas (Boston, NY, Chicago, Berlin y Londres) ya las tengo todas (y todas por debajo de 3h 30 minutos). Todas has sido especiales, cada una por distintos motivos, pero después de acabarlas, creo que la más completa, "la madre de todas las maratones", es Londres. No se si por ser la última. Porque me ha costado tanto. Por el buen día que amaneció, donde todo acompañó al espectáculo. Lo cierto es que combina parte de lo que las otras cuatro tienen, y en su recorrido uno encuentra trozos de las otras cuatro. Y en todas hay mucha gente animando, pero Londres es, sin duda, donde más gente hay empujando a los corredores. Bueno, habrá que ver algún día por qué han hecho Major a Tokio. :-)









16 comentarios:

El crusti dijo...

Estupenda crónica, Jose. Inmejorable. Enhorabuena.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Buena, bonita y completa crónica. Felicitacoones.
Jabi Sanz

José Manuel dijo...

Gracias amigos!

yonhey dijo...

Enhorabuena José, costó llegar pero al final pudiste hacerla, buena crónica. Esperemos que Tokyo cueste menos.

Alex dijo...

Da la sensación de que es más difícil conseguir un dorsal que correr. Felicidades por tus 5 mayors

Anónimo dijo...

buena cronica
me acorde mucho de ti , vi la carrera por tv y espero quizas 2015 hacerla sino sale boston y sino siempre queda paris jajja
haremos tokyo tambien pronto chicos
saludos
davidcapa

José Manuel dijo...

Gracias Juan Luis!. Alex, si que es difícil, salvo que vayas con el talonario por delante... David, a ver si volvemos a coincidir en alguna!

Anónimo dijo...

Enhorabuena Jose, poca gente puede presumir de haber corrido las 5 Majors...

PIRAÑA

José Manuel dijo...

Alex, si haces Madrid mucha suerte!

Tania dijo...

Enhorabuena Jose!!! 5 majors! eso no lo puede decir cualquiera!!!
preciosa crónica!!
bss
Tania

José Manuel dijo...

Gracias Tania!

Anónimo dijo...

Jose Manuel, en primer lugar enhorabuena por este y otros maratones y por el blog en general.

He estado buscando tu perfil para mandarte un correo, pero no he podido/sabido.

Tengo marca homologada para entrar como 'Good for age' en Londres, y amigos allí para gestionar la inscripción como residente, pero me gustaría comentarte algunos detalles.

Te ruego me mandes un correo a reylopez@ono.com

Gracias de antemano y salu2.

José Luis Vicent dijo...

Hola José
Me gustaría consultarte una duda que tengo con respecto a este maratón. Yo lo he corrido este año y hasta la fecha, probablemente el mejor que haya corrido. Mi duda es si envían a casa el finísher certificate como en otras Majors o sólo está el que te descargas de la web ? En mis otras Majors ( Berlin y Tokyo) sí he recibido diploma con parciales y tiempo final. Gracias! Un cordial saludo

JORGE ASTUDILLO dijo...

Gracias por compartir tu experiencia.

Raül Mora dijo...

Magnifica cronica! Me gustaria pregungarte una cosa! Yo tambien estoy interesado en correr el maraton de Londres pero debido a las dificultades es casi imposible y solo tengo este año libre las fechas de dicho maraton. Mi pregunta es: podria correr el maraton sin dorsal o con la fotocopia no oficial de un dorsal el maraton de Londres? Hay controles de dorsal? Nunca he corrido sin dorsal pero este año las circustancias y las ilusiones por correr en Londres me han planteado esto.

José Manuel dijo...

Raul, no te lo recomiendo. Además de que no estoy de acuerdo en que se corran carreras sin dorsal, en este tipo de maratones, si te pillan, ya no es que te echen de la carrera, sino que a lo mejor te cae una denuncia e incluso te pueden incluir en alguna lista negra de carreras

Maratones que he corrido

  • Maratón de Madrid: 2004 (3h 58m), 2005(3h 56m 42s), 2006(4h 15m 34s), 2007 (4h 06m 49s), 2009 (3h 40m 20s), 2012 (3h 19m 36s), 2013 (3h 13m 59s), 2014 (3h 40m 58s), 2015 (3h 19m 33s)
  • Maratón de Donosti: 2007 (4h 4m 52s)
  • Maratón de Toral de los Vados: 2008 (4h 11 m 16s)
  • Maratón de Marrakech: 2009 (3h 58m 4s)
  • Maratón de Oporto: 2009 (3h 30m 34s)
  • Maratón de Zaragoza: 2009 (3h 56m 32s)
  • Maratón de Sevilla: 2010 (3h 47m 27s)
  • Maratón de Boston: 2010 (3h 29m)
  • Maratón de Nueva York: 2010 (3h 28m 38s)
  • Maratón de Málaga: 2010 (3h 52m 16s)
  • Maratón de París: 2011 (3h 29m 43s)
  • Maratón de Berlín: 2011 (3h 23m 28s)
  • Maratón de Castellón: 2011 (3h 20m 14s)
  • Maratón Misteriosa (Tres Casas, Segovia), 2013 (3h 54m)
  • Maratón de Chicago: 2013 (3h 25m 37s)
  • Maratón de Londres: 2014 (3h 27m 58s), 2016 (4h 1m 18s)
  • Maratón de Amsterdam: 2014 (3h 28m 6s)
  • Maratón de Lisboa: 2015 (3h 34m 56s)
  • Maratón de Valencia: 2016 (3h 40m 32s)
  • Maratón de Tokio: 2017 (3h 39m 38s)

Archivo del blog

Seguidores del aprendiz de maratoniano